Cómo mejorar tu asertividad y hacerte respetar

Comments icon 5 comentarios

 

¿Te cuesta decir no cuando un cliente te pide un descuento o te regatea un presupuesto?

¿Te cuesta rechazar cuando un cliente te pide algo que no estaba presupuestado y terminas haciendo de más?

¿Evitas la confrontación como en sesiones de venta, negociaciones o directamente en situaciones incómodas tanto profesionales como personales?

¿Sientes que tus opiniones no son respetadas, por ejemplo, por tus socios y te cuesta hacerte valer?

 

Todas estas situaciones reflejan un problema de mala asertividad, que no es más que la capacidad de decir lo que uno piensa, siente o quiere con educación respetando las opiniones ajenas.

 

La verdad es que la asertividad es algo que a mí también me cuesta y es un poco mi lección cármica por así decirlo. No fue hasta hace un par de años que empecé a trabajarme el músculo de la asertividad, poniendo límites y diciendo lo que creo, confrontándome a personas en situaciones incómodas pero injustas para mí y el camino está siendo muy interesante.

 

El resultado está siendo que me gusto más y me siento mejor conmigo misma porque, siendo asertiva, estoy siéndome fiel y coherente.

 

El problema de no poner límites, de no decir no cuando uno no desea hacer lo que se le propone, de no decir lo que uno piensa o de dejarse avasallar por los demás, es que uno acumula resentimiento, y éste es puro veneno.

 

¡Y no sólo eso! No ser asertivo, como ves, afecta a tu negocio a través de tus acciones y de lo que permites que te pase.

 

Así que en este vídeo comparto cómo puedes trabajarte tu también la asertividad.

 

 

¡Espero que este vídeo te sea de ayuda y utilidad!

 

Un fuerte abrazo y muchas gracias por estar aquí.

 

Laura

5 Comentarios

Miguel Angel Herrera

Gracias Laura

Como siempre…. Mu asertiva con tus colaboraciones, son excelentes y de mucha ayuda, en verdad te agradezco tantooooooooo…..

Y te ves muy bien con esta nueva vida

Un abrazo
Miguel Angel

Contestar
Ivan

Hola Laura, uff a mi pasa mucho eso que cuentas en el video, mañana mismo lo voy a poner en práctica! Por cierto quería avisarte que no funciona tu link a este artículo en el video de youtube.

Saludos!

Contestar
Laura Ribas

Ya me dirás qué tal se te ha dado ejercitar el músculo de la asertividad 😉 Y gracias por avisarme de lo del link!!!

Contestar
Silvine

Hola Laura,
Me ha encantado, porque a veces me cuesta no ceder en ‘extras’ que no entraban en presu inicial. Me queda claro que quiero decir NO en ciertos casos y he analizado en qué casos. Pero aún no encuentro la forma de hacerlo.. Por ejemplo cuando un cliente sabes que no te interesa o no eres lo que está buscando aunque él te pida presu.
Me interesa profundizar más, estaré pendiente de ti jejeje.
Un abrazo, Silvine.

Contestar
Laura Ribas

Hola Silvine, tengo un vídeo preparado donde explicaré cómo rechazar a un cliente con elegancia, pero algo que puedes hacer es simplemente decirles que no crees que seas la persona que puede ayudarlos y derivarlos a otro experto. Sé que puede costar un poco pero con la práctica se hace más fácil 🙂

Contestar

Deja un comentario