Cómo superar tu vergüenza y miedo a vender

Comments icon 7 comentarios

¿Eres de los que lo pasa mal en una negociación hablando de precios sobre tu producto o servicio?

 

¿Te da vergüenza venderte y promocionarte?

 

¿Preferirías esconderte tras el ordenador y no tener que hacer esa parte comercial nunca?

 

La verdad es que es muy frecuente sentir aversión a promocionarse. Hay una parte de nosotros que lo odia porque en realidad tiene miedo a algo (rechazo, parecer manipulador, etc) o siente que es “malo”, vil o denigrante.

 

En cualquier caso, vender es parte de tener un negocio. Es más, es la parte principal de un negocio. Sin la ventas no hay negocio, solo un hobby.

 

Lo malo de tener aversión a las ventas es que repercute directamente en tus acciones y por lo tanto, en tu pasión y motivación para conseguir clientes, sentarte a negociar con ellos, conseguir buenos acuerdos o simplemente en hablar con alguien de lo maravilloso que es tu producto o servicio.

 

Por lo que si sientes vergüenza al venderte o te da apuro promocionarte, en el vídeo de hoy te explico algunos ejercicios que puedes hacer para superar este bloqueo y que yo misma hice para trascender mis propios miedos a vender.

 

Quizás querrás tener papel y boli a mano para hacerlo (puesto que si no haces los ejercicios no verás cambio alguno)

 

¿Listo? ¡Pues dale al play!

 


Y si quieres hacer crecer tu negocio, conseguir más clientes, facturar más y tener la calidad de vida por la que empezaste tu empresas en primer lugar, te invito a unirte a mí y a un grupo de ambiciosos pequeños empresarios dispuestos a comerse el mundo como tú, en mi programa Más Clientes Más Ingresos el cual transformará tu negocio y vida.

 

Al apuntarte aquí y unirte a la lista preferente tendrás acceso GRATIS a mi grupo privado en Facebook donde regularmente doy sesiones en directo y respondo preguntas para ayudarte a escalar tu pequeña empresa.

 

Un fuerte abrazo y muchas gracias por estar aquí.

 

Laura

7 Comentarios

Erwin Daniel Suarez

Hola Laura,

No se si esto sea universal pero nuestras creencias erroneas son: (entre otras)

1. Vender es el peor trabajo de mundo (lo último que puedes hacer es vender)
2. El que vende es un estafador (o sea que lo que se vende no vale)
3. El que tiene dinero es fruto del delito.

Estas creencias nos matan, yo aun lucho con ellas. Y si, aun temo vender. Eso de llegar a alguien y decirle
“oye tengo lo que necesitas y vale tanto…” me cuesta un montón.

Voy a tomar tus consejos sobre todo ese de ¿que es lo que pienso al respecto? a ver que me sale.

Gracias por compartir.

un Saludo.

Contestar
Laura Ribas

Hola Erwin, muchas gracias por compartir tus creencias sobre vender! Eres muy valiente por reconocerte estos bloqueos. Lo interesante es que una vez sabes cuáles son estas creencias, pones conciencia y puedes empezar a cambiarlas. Un abrazo!

Contestar
Ana Navarro

Laura, me encantas y me encanta lo que cuentas y cómo lo cuentas. Me sirve de gran ayuda en mi nuevo proceso vital y empresarial. Soy de las que me salen sarpullidos cuando pienso en vender, ja ja ja, tras 4 años de camino en una pequeña marca handmade que creé me di cuenta de la debilidad tan grande que tenía cuando se trataba de ponerme a vender, finalmente decidí dejar el proyecto como hobby porque además de mi carencia en la venta, el negocio no era muy rentable que digamos y dedicarme a otra cosa que fuera más necesaria y generara más ingresos, ha sido todo un proceso, lento, pero donde he aprendido una barbaridad. Empiezo ahora, una nueva etapa como consultora de belleza y las ventas siguen siendo mi punto débil, me lo tengo que currar, y mucho. Tus vídeos son geniales para la introspección y posterior salida al ruedo segura de mi misma y con claridad. Mil gracias por tus palabras. Gente que ayuda a gente es de lo mejor que podemos hacer en este mundo. Un abrazo fuerte¡¡¡

Contestar
Maricarmen

Hola Laura, gracias por un video tan sentido y a la vez tan práctico. Concuerdo al 100% con lo que dices, y yo misma he logrado identificar y trabajar varias de las creenas que mencionas.
Aún así, el momento de decir mis precios sigue siendo bastante angustiante para mí, más que todo por miedo a que quede fuera del presupuesto de la otra persona. No considero que mis servicios sean caros. Al contrario, piendo que podría venderlos por un precio bastante mayor, y lo valen (y lo valgo) absolutamente. Pero siendo que mi audiencia es internacional (como la tuya) sé que el poder adquisitivo varía mucho den país a otro, y en cierta forma me siento culpable de poner precios que sé que no están al alcance de algunas personas, por más de que necesitan y se beneficiarían muchísimo de mi ayuda.
He trabajado esto dando muchísimo valor de forma gratuita en mi blog y redes sociales, y he llegado internamente al acuerdo de que quien no tenga dinero para pagar mi ayuda tendrá que poner tiempo para organizar e implementar por su cuenta lo que comparto. Creo que es un trato bastante justo. Pero aún así a veces me sigo sintiendo un poco “la mala de la película”.
¿Será algo que cambie algún día? ¿Habrá alguna otra forma de quitarme de encima este prejuicio?
Gracias por tu ayuda, y un abrazo a ti y a tu beba 🙂

Contestar
Alejandra

Hola Laura! Muchas gracias por este video, me siento super identificada…voy a hacer estos ejercicios para ver si puedo cambiar mis creencias, una pregunta a ver que opinas…tengo que ver a un cliente al cual ya le hice un diagnostico y debo pasarle el presupuesto…pensas que es mejor pasar los presupuestos por email o hablarlo personalmente o amabs?? Yo capacito camareros en restaurantes, entonces los visito de manera encubierta y luego de hacer un informe les paso qué trabajar y cuanto les costará…solo que un cliente quiere hablarlo en persona y me da un poco de cosita…gracias!!

Contestar
Rosa

Buenas noches Laura, como siempre, interesantísimo video. Gracias.
Quiero preguntarte por una situación que me angustia, esto es cuando un amigo/conocido solicita nuestros servicios/productos (como empresa) y nos sentimos en cierta forma obligados a regalarlos. ¿Cómo podemos gestionarlo para no sentirnos mal por no regalar nuestro trabajo? O, ¿cómo evitar sucumbir a la cobardía de regalar para evitar “conflicto”?
Gracias de nuevo.

Contestar
Jose Carlos

Muy interesante. En mi caso creo, que si no te buscan, si no te llaman, primero es forzado y no harán caso de tus consejos o usaran tu producto. Lo he vivido. Siempre. Como si vas a un medico para que te ayude a bajar de peso, no sigues sus consejos, y el mal medico eres tu. Otras veces, no valoran tu producto o servicio, porque no saben que se están muriendo de esa “enfermedad”. Otras veces, son las expectativas del cliente vs la inversión. Y por ultimo, es cuando en tu interlocutor en la empresa a la que atiendes, convergen todas las anteriores.
Como se come eso?? Espero que entiendas mi perspectivas.

Contestar

Deja un comentario