Cuando un cliente no te hace caso y encima espera resultados

Comments icon 9 comentarios

Trabajar con clientes que no hacen caso a tus recomendaciones es muy drenante, además de paradójico puesto que, en teoría, te contratan para acceder a tu conocimiento.

¿Cómo van a ver resultados si no ponen de su parte, verdad?

Esto puede ocurrirle a cualquiera que venda servicios, desde un consultor hasta un dentista, terapeuta o profesor.

Para el profesional es muy frustrante puesto que vuelca su energía, entusiasmo y tiempo en un cliente que no va a hacer lo que se le sugiere.

Pasa el tiempo, no ve resultados (obvio porque el cliente no hace caso) y la relación con el cliente empieza a enrarecerse y tensar.

¡Hay que solucionar esa situación cuanto antes!

Esta es precisamente la situación en la que la persona que nos mandó un email se encuentra. Así que en el vídeo de hoy cuento qué hacer para gestionar el tema y salir airoso de la situación.

¡Dale al play!

Otro vídeo relacionado que te puede ayudar es el siguiente: Cómo mejorar tu asertividad y hacerte respetar.

Y si quieres hacer crecer tu negocio, conseguir más clientes, facturar más y tener la calidad de vida por la que empezaste tu empresas en primer lugar, te invito a unirte a mí y a un grupo de ambiciosos pequeños empresarios dispuestos a comerse el mundo como tú, en mi programa Más Clientes Más Ingresos el cual transformará tu negocio y vida.

Al apuntarte aquí y unirte a la lista preferente tendrás acceso GRATIS a mi grupo privado en Facebook donde regularmente doy sesiones en directo y respondo preguntas para ayudarte a escalar tu pequeña empresa.

Un fuerte abrazo y muchas gracias por estar aquí.

Laura

9 Comentarios

María D.

Muy útil tu vídeo, Laura, describe tal cual una situación que estoy intentando manejar desde hace unos meses y que me está costado tela. Son momentos muy incómodos, como bien dices, y lo más importante es dejar claro al cliente que lo que queremos es que la cosa funcione. Ayudarle, vamos, ni poner en duda lo que hace/opina ni arrebatarles el “control”, que veo también a mucha gente con miedo a delegar. Buscando la parte positiva, podemos darle la vuelta a esta situación y barrer para casa: por un lado,. dejar muy claro nuestro compromiso con el proyecto (si vemos que merece la pena y que la cosa es susceptible de cambiar) y posicionarnos también como lo que somos, la persona experta a la que han contratado sus servicios para cubrir una necesidad.

Un saludo!

Contestar
Laura Ribas

Muchas gracias por tu comentario María. Lamentablemente, este tipo de situaciones se da frecuentemente de lo que pensamos!

Contestar
Esther Morote

Madre mía, me viene este video como agua de mayo, y está empezando la cosa a que “es culpa mía”… La verdad es que empieza a afectar el tema, ya como un runrun en el fondo de la mente constantemente!
Gracias por este video <3

Contestar
Laura Ribas

Pues debes gestionar este tema cuanto antes Esther, porque se te está girando la tortilla y es muy frustrante cuando sabes que no consigue resultados porque no te está haciendo caso. Me alegra mucho de que te haya ayudado este vídeo! 🙂

Contestar
daniel

Saludos Laura, muy buen tema, pero dificil de tratar, nos hace perder tiempo, nos desanima, y tambien nos hace cuestionarnos nuestras capacidades, en mi experiencia normalmente pinta para tratamiento psicologico de algunos personajes. Que me contraten para un servicio y luego no me aprovechen, mas encima me pagan (a veces no) y buscan terceras opiniones, Noooo hay que estar medio loco para eso. Gente complicada, he tenido que dejar estos clientes, ha sido la unica forma de sanar, pues se termina perdiendo la confianza y asi no se puede trabajar, Ahora mismo tengo un par, y estoy evaluando terminar la relación, a pesar de que alguien del area comercial me dice que no se debe dejar un cliente, en fin… Un abrazo Saludos

Contestar
Magaly

Muchas gracias Laura, por este video!!
Lo voy a poner en práctica justo en 2h!! Me ha encantado la frase “la responsabilidad del éxito de mis servicios es suya” (me lo voy a ir repitiendo hasta la reunión) Entiendo los miedos de mi cliente, pero por más que le doy razones (con datos y referencias) para que vea que no tiene que tenerlos y confíe en mi criterio, no consigo que lo vea.
Practicaré la asertividad (patosa todavía) y a ver qué tal me sale. Me toca conversación incómoda…. 🙁

Contestar
Joam

Me da mucha risa el ejemplo de que le mandes a “mover el culo” al cliente jejeje, en mi país eso puede ser muy ofensivo, pero a veces provoca decirlo así.

Contestar

Deja un comentario