El Poder (Multiplicador) De La Mujer

Comments icon 1 comentarios

medium_2755900081-300x200“Invertir en las mujeres, repercute y beneficia hasta un 50% más al resto de su comunidad que si se invierte en los hombre” – concluía un estudio que leí hace unos meses.

No vamos a entrar ahora en polémicas infructíferas sobre cuestiones de género, pero me quedó claro que, si yo ayudaba a una mujer, estaba ayudando a más personas a la vez, como si de una oferta 2 por 1 se tratara.

La idea es poderosa.

La formularé de otra manera: si yo invierto en el proyecto empresarial de una mujer de un país en desarrollo, ésta, no sólo llevará a cabo su proyecto con determinación, compromiso y profesionalidad, sino que, consecuentemente, se alimentará mejor, estará más sana, sus hijos comerán mejor, estarán más sanos y fuertes, irán a la escuela, no la abandonarán, tendrán más educación y por lo tanto tendrán más control sobre sus vidas y más oportunidades o, por lo menos, más criterio para tomar decisiones.

Otro dato: las mujeres que dejaron sus hijos en sus países para venirse a Europa a trabajar y poder ofrecer una vida digna a sus familias, se mantienen constantes y vinculadas con su tierra y compromiso a pesar del paso de los años, mientras que los hombre, tienden a desenraizarse y a formar nuevas familias en su nueva etapa.

¡Pero hay más! Las mujeres reinvierten el 90% de sus ingresos en sus familias, mientras que los hombres reinvierten entre el 30% y el 40%.

No deja de ser irónico que la mujer tenga la capacidad y el potencial de multiplicar por dos, tres, cuatro y hasta la veces que hagan falta todo los beneficios que obtienen y que, en cambio, sea la más perjudicada en lo que a educación, sanidad, profesión y derechos respecta.

“Cada año de educación secundaria aumenta los ingresos de las mujeres entre un 10% y un 20%”

Muchas organizaciones conocedoras de estos datos han empezado campañas centradas en las niñas para que continúen estudiando. Es el caso de Plan España con su campaña Sólo soy una niña quien en su informe asegura que no invertir en las niñas, llega a costar hasta 100 BIllones de dólares a los países aludidos.

Con una simple beca, una niña de otro país no se verá obligada a dejar la escuela y podrá realizar su sueño profesional, estará más sana, tendrá más control sobre su fertilidad y, lo más importante, invertirá todos sus beneficios en su comunidad, repercutiendo positivamente sobre más personas.

No es necesario irse tan lejos

Estudios realizados por entidades gubernamentales estadounidenses muestran que el aumento del acceso a la educación por parte de éstas ha acompañado el impulso económico de los países desarrollados.

Los datos también muestran que las empresas con mayor representación femenina en cargos de lideraje tienen hasta un 66% más de ROI que las empresas con menos mujeres entre sus filas directivas.

Por otro lado, el aumento de su nivel educativo significa que millones de mujeres están en condiciones de contribuir de manera poderosa a la economía del futuro.

Sus impresionantes calificaciones en las universidades muestra la llegada de nuevas quintas de mujeres jóvenes preparadas y dotadas de las habilidades y la educación necesarias para la creación de valor económico del futuro.

Me van a permitir llegar a la conclusión de que invertir en las mujeres es la decisión inteligente.

 

One Comentario

Zahida

Si ya me tenías muy contenta con tu profesionalidad y forma de trabajar, ahora te has ganado mi corazoncito feminista. Entre todas podemos!.

Contestar

Deja un comentario