Los Seis Frenos A Tu Emprendimiento

Comments icon 5 comentarios

FrenosSon miles de personas las que cada día piensan en emprender.

El 99,99% de esas personas ni siquiera inician su idea empresarial.

Motivos hay muchos y los argumentos dados llenarían bibliotecas enteras. El más utilizado es la falta de capital.

Pero yo voy a ir más lejos.

Antes de esa falta de capital vienen otros frenos. Estoy hablando de pensamientos limitadores que bloquean cualquier acción, que imposibilitan la realización de cualquier proyecto, por mucho que se desee.

Porque no puede quien quiere sino quien lo cree posible.

Son pensamientos limitadores que nos impiden buscar ese capital necesario, contactar con las personas clave o hacer la llamada que lo cambiaría todo.

Voy a hablarte sobre los verdaderos frenos de tu emprendimiento. Aquellas actitudes mentales que son previas al capital que necesitas.

Tengo que dar crédito, antes que nada, a Gloria Méndez, coach y mentora quien me mostró cómo funcionan los mecanismos mentales de las personas para no pasar a la acción.

Los frenos de tu emprendimiento pueden, en la mayoría de los casos, entrar en cualquiera de estas categorías y es muy probable que te identifiques y que “sufras” de más de uno.

¿Listo? Pues vamos allá:

El Perfeccionismo

Muchas son las personas que se vanaglorian de ser perfeccionistas, como si de una cualidad superior se tratara. Pues bien, mucho me temo que tu perfeccionismo es una de tus mayores tragedias.

Tu perfeccionismo es un problema porque una vez terminas un proyecto  siempre encuentras algún defecto, algo que mejorar. Sólo miras lo que está mal. Este hábito se acentúa hasta el punto de llevarte al bloqueo y acabas por tener miedo de tus acciones.

Tu perfeccionismo busca hacer las cosas lo mejor posibles. Sin embargo, terminas por obtener el resultado contrario, no pasas a la acción. No haces esa llamada, no publicas tu web, no lanzas tu producto y un largo etcétera.

La duda

La duda es un freno de tu emprendimiento porque no te permite elegir y al no poder elegir pasado un plazo razonable, no puedes avanzar.

Crees que dudando y sopesando más, acertarás en tu decisión. Sin embargo, las posibilidades de acertar por dudar más son muy pequeñas y no por más dudar y reflexionar durante más tiempo tienes más garantía de resultados.

La vergüenza

La vergüenza puede llegar a ser el freno que te inmovilice ante la acción. Pensamiento tales como “Qué dirán de mí” o “Quién soy yo para hacer esto” son los que te rondan por la cabeza. Dicho sentimiento nace de la sensación de sentirte observado, de creerte el centro y protagonista de una situación.

Te sorprendería comprobar hasta qué punto eres ignorado, lo poco que le importa a la gente cosas que tú crees que son el fin del mundo. Así que relájate y date cuenta que la gente tiene tiene mil historias en la cabeza y poco tiempo e interés para observar y criticar.

El fatalismo

Estamos en una sociedad principalmente fatalista.

Pensamos que si nos preparamos para lo peor, el golpe será menor, cuando en realidad lo que sucede es que nuestro fatalismo nos lleva a la desilusión y ésta, a dejar correr nuestros proyectos y planes.

El fatalismo puede disfrazarse de muchas formas y no tiene por qué ser una actitud alarmista sólo. A menudo se esconde tras la fachada de quien se autoproclama “realista”. Vamos, un pesimista. Entre tú y yo.

El miedo

Todo el mundo tiene algún tipo de miedo y es uno de los frenos más eficaces.

El miedo controla nuestras mentes y nos paraliza. El miedo es utilizado por dictaduras, medios de comunicación, gobiernos, personas y demás para manipular. ¡Es infalible!

El miedo surge de la idea de que algo está en peligro. Sin embargo hay que saber distanciarse y ver que no todo lo está y que muchas veces el peligro que creemos que existe es muy relativo.

El idealismo

Uno de los frenos más interesantes desde mi punto de vista. Tu idealismo es un problema para tu emprendimiento porque estás tan contento soñando con algo tan perfecto en tu cabeza que prefieres no materializar tu sueño porque quieres que todo permanezca bonito. Temes que la realidad sea algo inferior a tu sueño.

Así que decides seguir soñando en tus ideas maravillosas y tus grandes planes, antes que hacer nada. No sea que la realidad no cubra tus expectativas.

Por suerte, todos estos frenos son sólo hábitos y como hábitos que son, pueden ser reemplazados.

No naciste con ellos y, por lo tanto, no son una condena con la que tendrás que lidiar toda la vida. Identificar tus frenos es el primer paso para llevar a cabo el proyecto que tienes en mente.

¿Te identificas con alguno de estos frenos? ¡Comparte tu experiencia!

5 Comentarios

David

Laura, eres tu una emprendedora de éxito? Puedes hablarnos de esto que cuentas pero desde tu experiencia personal? Como conseguiste tu el capital necesario xa montar tus primeros y exitosos negocios? Espero q no seas una pseudo gurú q consejos vendo y xa mi no tengo, y q no consiguió hacer dinero hasta q se puso a vender consejosbxabganar dinero

Contestar
Ulises Fernandez

Muy bueno Laura todo esto que planteas y reconozco en mi, un poco de cada uno de estos ítems, con los que he tenido que ir lidiando a la hora de emprender.
Gracias
Abrazo

Contestar
Rebeca

Muy buen resumen de los seis pecados capitales de un emprendedor en potencia. El séptimo… ¡la pereza! Es difícil salir del “me gustaría hacerlo pero no tengo tiempo” y crear nuevas dinámicas pero, cuando se consigue, la sensación de sentirse realizado es estupenda. ¡Yo apenas acabo de dejar la línea de salida!

Contestar
Eva J.

No veas lo contenta que me he puesto cuando he visto que no me identifico con ninguno! Yo apenas tengo recursos aparte de mi ordenador y mi creatividad, bueno mi conexión a internet, jajaja… No he hecho nada perfecto, simplemente he empezado con los recursos que tenía.Debido a esto voy muy despacio en el despegue pero ya llevo casi un año y no paro de moverme por las redes y de pensar cosas que pueden gustar a mi cliente ideal para llegar hasta él. Y las hago! Ya estoy más cerca de encontrar el producto que me permita escalar mi negocio, hoy he tenido una gran idea! A ver qué tal… Gracias por tus posts Laura!

Contestar
andres

Te ha faltado uno , la alta tasa de impuestos y la incapacidad de los gobernantes para reducir su deuda publica, cuanta mas deuda mad impuestos al trabajo, a la inversion y al emprendedor que empieza. A saquear a todo el mundo

Contestar

Deja un comentario