No Me Gusta Vender: 5 Consejos Para Superarlo

Comments icon 19 comentarios

Vender.

El sueño y agonía de todo empresario.

Todos hablan de marketing, pero se olvidan que el marketing es sólo una parte del proceso. Vender es la culminación y recompensa a todos tus esfuerzos.

Así que quedarse en el marketing y punto, es quedarse a medio camino.

Si tanto nos gusta ver entrar dinero a nuestra cuenta, ¿por qué nos cuesta tanto vender?

La gran mayoría de empresarios se consideran pésimos vendedores de sus servicios.

¡Lo odian!

Cuando llega el momento de mostrar la propuesta, con tu cifra y discutir precio y condiciones, el estómago se nos encoje, nos sudan las palmas de las manos y las palpitaciones se aceleran.

Es un momento crucial donde se decide todo: o compran o se largan.

Vender supone un confrontación con alguien y se habla de dinero abiertamente (con todas las connotaciones que eso implica en nuestra sociedad).

Pensamos en vender y a la mente nos viene la imagen de la teleoperadora intentando colarnos un seguro o una tarjeta con patéticos y coaccionantes argumentos como “¿de verdad que no quiere ahorrar dinero?” ante nuestra negativa.

No me extraña que lo odies puesto que ésta es una de las peores maneras de intentar vender y dudo mucho que consigan resultados significativos.

Por eso he creído oportuno ayudarte con el vídeo de hoy.

En él doy cinco consejos para superar tu aversión a las ventas y cuento por qué los métodos agresivos e insistentes no funcionan.

¡Dale al play porque te será de gran utilidad!

 
Ahora es tu turno:

¿Te bloqueas a la hora de negociar propuestas y cifras con tus clientes?

¿Cedes a la mínima porque no soportas la confrontación y tensión de hablar de dinero con ellos?

En los comentarios a continuación me encantaría que me contaras cuáles son tus prejuicios sobre las ventas y qué dos acciones o cambios vas a tomar basándote en los consejos que doy en el vídeo.

Un abrazo

 

19 Comentarios

Carol

Cuánta razón Laura… la sesión de ventas se hace un poco cuesta arriba, pero con estos consejos seguro que mejoramos los resultados. Muy importantes los 3 primeros puntos, para mí la clave de todo.

Saludicos,

Carol.

Contestar
Laura Ribas

Sí Carol, lo sé. Hay que verlo desde otro punto de vista. Piensa que tal como lo planteo yo, sólo vendes a quien está considerando trabajar contigo, así que no manipulas a nadie. Y siempre recuerda lo gran servicio y das. Un abrazo! 🙂

Contestar
Cynthia

Muy interesante…. el primer punto es más que clave.. venderle a quien se acerca….
Pero por otro lado, es un poco dificil al comienzo porque si uno está arrancando no es muy conocido y por ende poca gente se acerca… no?

Voy a implementar la lista de preguntas abiertas .. es buenísimo para tener una guía y no estar tratando de recordar que es lo que quería preguntar…

gracias por tus consejos super útiles!

Contestar
Felipe Salón

Me he dado cuenta recientemente de la importancia de respetar los tiempos, pero me parce realmente complicado el saber cuando tengo que vender algo.
Un saludo y gracias por compartir tus conocimientos con tanta claridad.

Contestar
Laura Ribas

Los tiempos son vitales! Sólo recomiendo entrar en fase ventas cuando el prospecto considera trabajar contigo. Un saludo!

Contestar
olivia

Buenos días Laura. GRACIAS por la publicación y por cada uno de tus videos en youtube, GRACIAS. Son muy claros, sencillos, directos y de gran contenido.
Las dos mayores dificultades que experimento son: que formar un negocuo es totalmente nuevo para mí; y buscar clientes/vender el producto se me hace difícil por la carga emocional que les pongo a las palabras vender y comercial.
Estrategia a seguir: hacer y seguir un guión.
GRACIAS!!!!

Contestar
Gustavo

Muchas gracias, creo que la clave es que vengan los clientes a ti y no ser tu el pesado que anda detrás de ellos, lo complicado es hacer que vengan a ti sin hacer un desembolso importante en publicidad.

Contestar
Ma. Elena Zárate M.

Excelente tópico. La verdad es que en pocos sitios se habla abiertamente de nuestra relación con el dinero y como eso puede hacer que no vendamos nuestros productos/servicios. En mi caso, me paralizaba el hecho de ofrecer mis productos por temor al rechazo: es un producto caro, no es del estilo de la gente , no es necesario, etc..etc..(tengo una marca de zapatos 100% española y también llevo una negocio de alta cosmética). Sin embargo, voy venciendo este temor haciendo, como dices tu, reuniones de ventas y haciendo que las conversaciones lleven un poco a que pueda hablar del tema zapatos y cosméticos. No me ha ido del todo mal, pero claro que he encontrado resistencia. Escuchando tu vídeo, se me ha quedado una de las recomendaciones y es la de hacer más “preguntas abiertas”. Cuáles recomendarías tu hacer?. Existe alguna que sea más “eficiente” que otras para conducir el proceso a la venta??. Gracias Laura.

Contestar
Ruth

Geniales estrategias las que planteas Laura.
Yo soy el caso más cobarde sobre la faz de la tierra.
Lo paso fatal a la hora de ponerle números a mis servicios…no entiendo porqué me pasa.
Hace unos meses pensé en montar una web de diseño básico de webs y a la hora de ponerle precios a los packs que elaboré me agobié tanto que desde entonces lo dejé abandonado….
¿Pánico?
La palabra crisis demasiado tatuada?
Me ha encantado el cambio de la palabra venta con la de ofrecer, si! me dispongo a empezar a usarla.
Un saludo!!
Me encanta escucharte! mis felicitacionesy gracias por todos tus consejos

Contestar
NGM

El video está muy bien, pero un autónomo que se va a lanzar, cómo va a llegar a los posibles clientes si no va él ofreciendoles los servicios?

Contestar
ESTHER

Ostras Laura,
Me has inspirado, m’has donat canya.
Algo bueno habré hecho para merecerte.

Hoy mi mente está organizada y mi corazón avala el nuevo camino profesional que inicio. Verás, estaba en un proyecto en el que llevaba tres semanas incómoda, entonces te he encontrado y me has explicado lo que necesitaba saber. Incluso tengo claro el itinerario de formación que necesito para fusionar mi talento con el servicio.

En cuanto a las ventas, yo creo que todas las barreras o complejos desaparecen cuando interpretamos el servicio (o producto) como algo que es más grande que nosotros. Nos convertimos en un catalizador entre lo que ofrecemos y el cliente.
Cuando creemos en nuestro producto lo ofrecemos al mundo con entusiasmo y rigor. De esta manera los clientes no deseados ni se nos acercan.

Gracias Laura por la inteligencia y frescura que me has transmitido. Te veré en la TV el dia 22!

Contestar
franciso

No se porque cada vez que presento un presupuesto me pregunto si le parecerá caro.

Contestar
Kleindys

Hola este vídeo me encantó. Entre mis molestias de vender, es que me cuesta convencer al cliente y realmente no quiero ni me gusta hacerlo. Me siento más cómoda cuando el cliente viene a mi y me presenta su necesidad. Toda empresa tiene la necesidad de tener clientes, entonces yo pienso que debemos hacer nuestras propias estrategias en redes sociales como empresa para que el cliente diga “yo quiero ver que me puede ofrecer esta gente”. Un beso Laura, me encantan tus consejos.

Contestar
Lluis Cadafalch

En mi caso trato de ofrecer publicidad para un programa nuevo de tv que se emitirá a través de un pequeño canal de tv. Lo que me cuesta más es iniciar la conversación por miedo a parecer pesado y por que a la mayoría de clientes a los que debo llamar son conocidos desde hace años pues están todos relacionados con el mundo del off road y tengo la sensación que pueden pensar que no me pueden tomar en serio por que soy quien soy.
Quizás debería contratar un comercial experto pero esto supondría un coste añadido a la partida de gastos que por ahora no me puedo permitir.

Contestar
Carlos

Cuando escribía el mensaje anterior me acordé de algo que me reconcilió con mi faceta de vendedor, cuando apenas comenzaba con esta carrera hace 20 años y que derivó en la actual de empresario o emprendedor. Son palabras de Schopenhauer y dice algo así:

“Nuestro mundo civilizado no es más que una gran mascarada. Se encuentran allí caballeros, frailes, soldados, doctores, abogados, sacerdotes, filósofos y muchas profesiones más. Pero no son lo que representan; son simples máscaras, bajos cuyos disfraces se ocultan la mayoría de las veces buscadores de dinero. La mayor parte del tiempo, como he dicho, no hay más que puros industriales, comerciantes, especuladores, bajo todos esos antifaces. Desde este punto de vista, la única clase honrada es la de los comerciantes, únicos que se presentan como son y andan a cara descubierta. Por eso los han puesto en lo más bajo de la escala social.”

En palabras más simples: todos son vendedores pero se ocultan bajo un disfraz. Que no te apene, pues, salir a vender y hacerlo siempre conservando siempre tu dignidad y naturalidad. Porque de las profesiones es quizás la más honrada, por eso la recelan tanto. O, en sentido inverso, haz como el resto, vendete primero como especialista o experto en alguna necesidad y luego -cuando ya empiezan a preguntarte más detalles- ofrece tus servicios o productos.

Espero que sirva.

Saludos

Contestar
Daniel

Hola!
Mi problema es la falta de constancia LUEGO del ofrecimiento.
Por eso digo siempre que soy muy buen “promotor”.
Yo ofrezco un producto de software para un sector especifico, caro, que no se resuelve en una simple sesion.
Cuando la negociación se dilata, yo pierdo el entusiasmo.

Contestar

Deja un comentario