Mano a Mano II: Los precios

Comments icon 0 comentarios

Siguiendo con el meneo que le estábamos dando a tu negocio con este ciclo de artículos – si te perdiste el artículo de posicionamiento de marca de tu empresa échale un vistazo aquí – hoy vamos a hablar de un tema muy jugoso… ¡los precios!

No te escondas, no.

Ya hablé recientemente del tema en un artículo que tuvo mucho éxito sobre poner precio a tus productos y de cómo venderlos , así que esta lista puede servirte para orientarte en este tema.

A la hora de poner precio a tus productos o servicios, la cosa tiene a volverse un poco pantanosa

He visto a gente poner precios a servicios que me han hecho desear que, al menos, curen el cáncer, y otros que llegan a dar lástima por lo poco que valoran su experiencia y profesionalidad.

He visto gente subir sus precios de un día para el otro un 500% sólo por tener un pequeño éxito, mientras que otros nunca los suben, no importa el éxito que hayan tenido.

El truco está en encontrar el punto dulce…

…esa tarifa que te hace sentir motivado y que es 100% junsificable basada en el valor que consigue la gente. También debería hacerte sudar un poco, si no, no es suificientemente alto.

Así que, la próxima vez que vayas a poner precio a un producto, pack o servicio tuyo, repasa esta lista y asegúrate que puedes responder a todas estas preguntas de manera honesta.

Quieres valorarte a ti mismo y al valor que tienes que das, pero no te quedes colgado en la trampa de poner un precio excesivo a lo que ofreces ya que te hará sentir a ti y a tu cliente desalineados con lo que prometes.

  • ¿Conoces el valor para tu cliente de tu producto, servicio, pack o programa? Quiero decir cuál es el valor de lo que haces desde su punto de vista. ¿Acompaña ello a tu tarifa?
  • ¿Puedes identificar el coste final para ellos si no invierten en ti? ¿Acompaña ello a tu tarifa?
  • ¿Puedes identificar el coste emocional para ellos si no invierten en ti? ¿Acompaña ello a tu tarifa?
  • ¿Puedes predecir con exactitud el retorno de la inversión económica si invierten en ti? ¿Acompaña ello a tu tarifa? Recuerda que eres el catalizador pero no la única razón. Tu apoyo es crítico pero la implementación es la clave. ¿Apoya tu tarifa tu rol real en la ecuación?
  • ¿Eres claro en los costes de crear este producto o de proporcionar este servicio? ¿Acompaña ello a tu tarifa?
  • ¿Eres claro en el límite más bajo y más alto que estás dispuesto a cobrar? ¿Cómo llegaste a estos números?
  • ¿Mantienes tus precios incluso cuando la gente intenta negociar? Si estableces un precio apropiado y alguien intenta negociarlo, debes mantener tu tarifa. Si te sientes bien y seguro sobre tu precio y el valor que ofreces, esto no será difícil.
  • ¿Está dispuesto a discutir activamente tus tarifas? ¿Te encoges cada vez que tienes que hablar de dinero porque no valoras suficientemente lo que haces?
  • ¿Es tu pack apropiado para su precio o lo has sobrecargado porque de alguna forma crees que no es suficientemente bueno para el precio que tiene? Esto puede significar que te sientes incómodo con el precio. Vuelve a los puntos anteriores y determina el valor otra vez.
  • ¿Estás demasiado disponible en los productos de precios bajos? Si es así, quizás debas cuestionarte si mereces este precio. Vuelve a los puntos anteriores y determina el valor otra vez.
  • ¿Cobras menos pero luego te resientes el tiempo que ofreces el servicio? Si es así, puede que lo estés haciendo así porque te importe más que le gustes a la gente que no ofrecer el servicio a tu cliente potencial. Vuelve a los puntos anteriores y determina el valor otra vez.
  • ¿Basaste tu precio en lo que piensa otra persona que debería costar tu servicio? ¿O estableces este precio basándote en lo que cobran los demás por lo que percibes que es el mismo servicio?
  • ¿Pagarías este precio a alguien por un servicio comparable?

La moraleja de todo esto es que el tema precios es algo muy personal. Pero independientemente como te sientas respecto al dinero, debes poder justificarte el valor a ti mismo y a tus clientes y sentirte cómodo con la cantidad de dinero, sabiendo que lo mereces y que tu producto vale la pena.

Si te ha gustado este artículo y lo has encontrado útil, no dudes en difundirlo por tus redes sociales para que otros se beneficien.

Me encantaría saber cuál es tu mayor obstáculo a la hora de poner un precio justo a tus servicios. ¿Qué es lo que te pasa por la cabeza? Compárte conmigo.

 

Deja un comentario