¿Y no será que estás saboteando tu éxito?

Comments icon 2 comentarios

¿Asocias éxito empresarial con renuncia, falta tiempo, menos libertad o cualquier otra cosa negativa?

¿Podría ser posible que no avances con tu negocio por el miedo que sientes a las consecuencias que acompañarían a tu éxito?

Sé que puede sonar raro, pero hay personas a quienes en realidad, les da miedo triunfar. Aunque lo más frecuente es tener miedo al fracaso, también hay quien tiene miedo al éxito por lo que creen que conlleva.

Este miedo, el miedo a crecer, a las consecuencias del éxito, también lo he tenido yo. Durante un tiempo asocié expandir mi empresa con pérdida de mi libertad. Pensaba que si facturaba más tendría que echarle más horas al negocio y que perdería en calidad de vida.

Ese miedo hacía que no tomara decisiones, que rechazara propuestas que me podrían dar gran visibilidad y que decidiera no desarrollar proyectos que me ayudarían a crecer.

Con mis decisiones y acciones (o inacción según se mire) estaba, básicamente, saboteando mi propio éxito.

Si sospechas que este es también tu caso, en el vídeo de hoy, doy dos simples pero útiles consejos con los que superé este bloqueo.

Porque tus miedo no tienen por qué terminar siendo verdad.

¡Dale al play!

Si te interesa ahondar más en tu mentalidad empresarial y en saber cómo desmantelar tus bloqueos, mi libro Quién Soy Yo Para Hacer Esto puede serte también de gran utilidad.

Un fuerte abrazo,

Laura

PD: Si tienes alguna pregunta que quieres que conteste en uno de mis vídeos, puedes mandármela por aquí.

2 Comentarios

Saul Fragoso

Me sentí muy identificado con el video. Yo de hecho cambié la frase “MIEDO AL FRACASO” por “MIEDO AL ÉXITO”, porque me preocupaba no saber qué hacer si tenía éxito con mi proyecto de emprendimiento… sí, después me dije lo mismo, QUE TONTO SOY ;P

Felicidades!!!

P. D. Ya queremos que llegue la niña ;D

Contestar
Laura Ribas

Qué buena técnica la de hacer ese cambio de frase! Me alegro de que te resultara útil la entrevista 🙂 Y sí, yo también tengo ganas de que llegue la niña, pero le falta dos meses más en el horno 😉

Contestar

Deja un comentario