Pon los precios caros

Comments icon 91 comentarios

¿Cuál es tu precio? 

¿Cuánto cobras la hora? ¿Qué precio tiene tu servicio? ¿Sabes cómo vender un servicio?

Si eres de los que cobras la hora por el valor que consideras justo y que te permite ofrecer tus servicios sin sentir resentimiento, entendiste como va el juego.

Por otro lado, si cada vez que cobras por tu dedicación y tiempo sientes una punzada de rabia…. cariño, tenemos que hablar.

 

Tenemos una relación muy extraña con el dinero.

Sobretodo en España, donde nos hemos acostumbrado a bajarnos los pantalones, los precios y los sueldos con una docilidad que me asusta.

¿Por qué cuesta tanto poner el precio que mereces? ¿por qué da miedo subir tus tarifas?

El mensaje de los precios: cómo vender un producto 

Crees que con precios económicos tendrás más clientes o que, al menos, los retendrás, pero la realidad es que el mensaje que perciben los demás es que tu servicio no merece un mayor precio.

Existe la subconsciente creencia de que algo caro es de buena calidad y que algo barato es de mala calidad, como muestran los estudios hechos por Robert Cialdini cuyo resultado aparece en el ya un clásico libro Influence: The Psicology of Persuation.

Pero este no es la única característica o consecuencia. Otro aspecto que implica tu producto es la experiencia que experimenta tu cliente.

Así que si ofreces un servicio o producto a un precio bajo, la experiencia y percepción del cliente estará al mismo nivel, es decir, bajo.

Con todo esto no quiero decir que esto sea la norma, ni que tu servicio sea malo por tener un precio económico.

Mi intención es empujarte un poco a valorar más lo que ofreces y a darte cuenta que puede ser que estés tirando piedras sobre tu tejado.

 

Si cobras tus servicios con precios más elevados….

Con mayores precios, no sólo transmitirás el mensaje de buena calidad, sino que harás que tus clientes te tomen a ti y a tu servicio más en serio, obtendrán mejores resultados y lo apreciarán y aprovecharán mucho más.

Pongamos un ejemplo. ¿Cuando fue la última vez que comprate algo con un precio elevado? ¿Lo apreciaste debidamente?

Si yo atiendo un curso que me cuesta 2800€, voy a hacer que este dinero haya valido la pena, voy a sacar el máximo de cada uno de los euros que haya invertido en el curso.

Si yo pago 100€ la hora a mi coach, te puedo asegurar que, por la cuenta que me trae, voy a seguir sus consejos al pie de la letra y me la voy a tomar en serio.

Si yo me compro unas gafas de sol de 15€, ten por seguro las acabaré perdiendo y estropeando, mientras que si mis gafas me costaron 200€, ya procuraré yo de tenerlas bien localizadas y que me duren varios vidas.

 

Los efectos de los precios sobre tu profesionalidad

Seamos francos con nosotros mismos y aceptemos que cuanto más alto cobres, mayor dedicación y mejor trabajará y, por tanto, más profesionalidad y satisfacción para ambas partes. Esto es 2+2.

Aquí no entra el colectivo “jetas” o “charlatanes” que sobrevaloran sus servicios y que luego no dan un palo al agua, ( aunque debemos reconocer que, si consiguen clientes es, precisamente, por la percepción de calidad que transmiten, aunque luego sea un timo).

Si no pones la hora al precio que quieres o debes, te verás obligado a trabajar más rápido y a tomar más clientes para poder alcanzar el sueldo final que deseas o necesitas.

Llegar a la situación de tener que trabajar más para tener el mismo dinero es un síntoma de que el modelo de negocio está mal planteado o no funciona y quizás haya llegado la hora “de fer un pensament” como dicen en mi pueblo o ir maquinando un plan B, C o D.

Basar tu negocio en una política de precios bajos siempre acaba saliendo caro, en lo económico y en lo personal. Créeme, llegará un momento que odiarás tu trabajo y tus empleados te odiarán a ti porque, evidentemente, tendrán sueldos bajos y tendrán que trabajar como mulas. Todo esto se refleja en la calidad de tus servicios.

No quiero que pienses que estoy haciendo apología de los precios elevados y de encarecer la vida (con lo cara que ya está, me dirás).

Hablo de poner un precio justo a tus servicios que te permita trabajar bien y gustosamente con tus clientes. Hablo de respetarte a ti mismo.

 

¿Pero cómo voy a cobrar yo estos precios?

Esta es la perspectiva errónea. Todo cambia cuando miras los servicios que ofreces en función de los beneficios que aportas a tus clientes.

Míralo así: ¿cuanto dinero más ganan o se ahorran gracias a ti? ¿Cómo les hace sentir tras experimentar tus productos? ¿Qué han logrado tus clientes después de tus atenciones?

Te sorprenderás ver que cuanto mayores sean tus precios, mejores clientes atraerás.

Se que con los tiempo que corren, parece que hablar valorar los servicios a través de los precios sea un suicidio. Sin embargo, creo que el continuo descenso de nuestros sueldos y precios ha hecho de nuestra sociedad se acostumbre a una rutina de precios reventados y de mala calidad.

Así que, te invito a replantear tus precios y a atrevete a subirlos si no te permiten trabajar como te gustaría.

Porque para eso montaste tu negocio ¿no?

91 Comentarios

Isabel Anthony

Hola Laura,
me gusta mucho el post!
Estoy muy de acuerdo con que tenemos una relación extraña con el dinero. hemos oido de pequeños demasiados mensajes confusos: “el dinero no crece en los árboles”, “no soy el banco de españa”, “hay q conformarse con lo q uno recibe”…
y así estamos q no sabemos cual es nuestro valor, nos da vergüenza negociar, estamos endeudados a nivel personal y nacional,…
desde luego, cambiar estos “core belief” o creencias básicas nos ayudaría a tener mejores resultados.
un saludo y te sigo!
isabel

Contestar
Laura Ribas

Hola Isabel

Totalmente cierto lo que comentas. Y sobretodo ahora que hay una cultura del low cost y de precios reventados que es preocupante.

Está claro que para cambiar esto es necesario un trabajo más profundo dentro de cada uno.

¡Gracias por tu aportación! Es un tema que da para mucho

Contestar
Raquel Martínez

Hola Laura,
acabo de leer este post que anlazaste en amigas2.0 hace unas semanas. Me ha gustado mucho. Y me ha parecido muy útil que, en época de dificultades, seamos conscientes del valor real de lo que ofrecemos antes que dejarnos arrastrar por la tentación de bajar precios para conseguir clientes.
Un cordial saludo.

Contestar
Economia

Creo que siempre hay un punto intermedio y creo que uno no debe irse a los extremos, cobrar un precio justo por el producto a veces no es la mejor opcion, un profesor recuerdo que dijo.. dale detalles a tu producto y elevale el doble su valor y venderas mucho

Contestar
Laura Ribas

Hola, en ningún momento digo que se deba pasar al otro extremo. Más bien estoy en la línea de lo que dice tu profesor y espero que esté plasmado en mi texto. El título y el artículo en general están pensados para crear una reacción en la gente y que despierte y salga de esta corriente de precios reventados en la que hemos entrado.

Contestar
Jose Navarro

Gracias Laura por el artículo.

Yo pienso que no hay que pasarse ni tampoco llegar. Eso si tampoco que al final veas que si sumas el tiempo bien dedicado, una asistenta gana más que tu. Es una cuestión de valoración efectivamente la diferencia es el sentido de estatus y valoración que des a tu profesión, no es igual limpiar una casa que hacer diseño web por ejemplo. Lo digo porque soy diseñador, y la gente llora mucho y al final picas, lo cual al final se te queda cara de poker.

Yo pienso que es cuestión de valoración de lo que haces, estudio de la competencia y buscar un equilibrio, porque si te fijas que muchos se pasan. Yo no es lo mismo por ejemplo, trabajar sobre diseño puro con dreamwever que con un gestor de contenidos como joomla, a parte de otros programas para flash.

Yo para mi todo tiene que ser justo, y la búsqueda de ser justo, es experiencia, conocimiento del medio profesional donde te mueves y una ética personal.

Contestar
Eulalia Vehil

Hola Laura!
Como siempre, tus ideas hacen pensar. La verdad es que a veces cuesta de cambiar esta mentalidad. Yo misma estoy dando mis servicios a un precio que considero justo, pero no puedo vivir de ello. Tengo que hacer un replanteamiento… un abrazo!

Contestar
marian

Hola Laura
Acabo de leerme este post que publicaste antes de que yo te descubriera. Me ha gustado mucho porque yo siempre he sido de la opinión de : no engordar por engordar pero si hacer que el cliente que te compra es que sabe valorar el buen servicio que le estas dando. El problema yo lo veo no cuando ya tienes al cliente sino cuando quieres que sea tu cliente y no te conoce de nada.
un abrazo

Contestar
Roberto Arturo

Hola Laura. Estoy visitandote y me ha encantado tu blog. He encontrado varios aspectos que son de gran utilidad para mi negocio, que al fin y al cabo un buen blog debe hacer, para cumplir con su objetivo.

Particularmente he tenido este inconveniente (del que hablas en este artículo) y te comento, que como dice Paulo Cohelo, el universo está conspirando sobre este asunto, pues ya he tenido 3 encuentros que me llaman la atención en esta área.

Muchas gracias y te dejo el Mejor de Mis Almabrazos !!

Contestar
Eva-Cuki's Project

Hola Laura!!

Acabo de descubrirte 😉 Gracias por este post, porque me ha ayudado a abrir un poco más los ojos….Siempre tengo muchos problemas para ponerle precio a mis trabajos, la frase ¿Pero como voy a cobrar yo estos precios? retumba en mi cabeza cada vez que lanzo un producto nuevo….Así que gracias por ayudarme a empezar a cambiar el chip y así valorar más mi trabajo.

Un saludo!!!

Eva

Contestar
Chema Naranjo

Llevaba yo tiempo pensando en estas cosas, en tres años he duplicado el precio de mi servicio, en tres años me esforzado mucho en subir la calidad de mi producto, el resultado ha sido inmejorable, el número de contrataciones el año pasado creció en un 32% y la previsión para este 2013 es muy buena, gracias por confirmar!!! ….por cierto, hacer públicos mis precios en la web también me ha ayudado a estar menos tiempo reunido y más tiempo con mi mujer e hijo!!!! en España hay mucho pudor con este tema, me llamaban loco por publicar!!!! y mi experiencia es que quien llama ya tiene toda la información y todo es muy sencillo.

Contestar
Ana Rosiris

Hola Laura, estoy totalmente de acuerdo contigo. Si uno cobra un precio justo será feliz y eso se reflejará en la calidad del servicio. Por lo cual nuestro cliente también estará feliz, y el circulo se habrá completado 🙂
Feliz semanita Laura

Contestar
Antonio Romero

Una buena amiga me lo repite los siete días de la semana. Siempre me dice que no valoro mi trabajo. Tras ver tu artículo me doy cuenta de la necesidad de cambiar algo en mis precios pero la necesidad no me permite ser valiente. Estoy convencido que mi trabajo vale más del precio que pongo, no me cabe ninguna duda, pero me da pánico perder clientes!! Crees realmente que en todos los sectores los clientes buscan calidad? O se conforman con lo que puedan pagar?.

Gracias por todos tus artículos Laura, no me pierdo uno.

Un saludo, Antonio

Contestar
Elisa

Muy interesante este post, porqué es muy cierto que, por lo menos a mí, me cuesta poner precio a mis servicios por si al cliente pueden parecerle caros.

Pero he aprendido en un curso de técnicas de ventas que los clientes tienen que ver el valor de nuestros servicios y los beneficios que les aportan antes de hablar de precios, porque si no les aportamos valor y beneficios, en su mente se quedarán únicamente los Euros, y así seguro que no nos contratarán/comprarán.

Me encanta tu blog y todos tus consejos! 🙂

Contestar
Laura Ribas

Hola Elisa! Muchas gracias por tu comentario! Sí, el prospecto antes debe comprar la idea de adquirir tu servicios/producto para luego comprar el precio.

Un abrazo!

Contestar
Manuel

Estoy completamente de acuerdo contigo Laura. De hecho he sufrido en mis carnes el arrepentirme de aceptar un trabajo nada más cobrarlo.

Contestar
Jaime E

Hola Laura,

Estoy muy de acuerdo con esta frase:

“cuanto mayores sean tus precios, mejores clientes atraerás”.

Llevo muchos años trabajando en el sector de web hosting y he podido observar con frecuencia que los clientes con las peticiones más absurdas suelen aterrizar en aquellos proveedores que cobran muy poco por sus planes.

Contestar
Melic

¡Gracias!

Soy traductora. Considero que soy mala en los negocios, pero esta mañana he leído tu artículo y me ha inspirado.
Esta tarde, en plena negociación con un cliente, he sentido que casi prefería perder el trabajo, porque con la tarifa que tenía en mente, no me merecía la pena. Pero de repente, me he atrevido a dar una tarifa varios céntimos por encima de lo que suelo ofrecer (porque parece que me sepa mal cobrarles), pero que yo consideraba que era JUSTA. ¡El cliente ha aceptado tanto el plazo como la tarifa sin rechistar!

Contestar
Laura Ribas

Qué bien!!! Al final el cliente sale ganando porque trabajarás a gusto para él. Todos ganan cuando se paga bien. Un abrazo!

Contestar
Yolanda

Hola Laura
Totalmente de acuerdo con tu post y los comentarios, me hacen ver que no soy la única que tengo problemas con los precios. Me cuesta muchísimo poner precio a los materiales o la artesanía que vendo, y también hago cursos de blogs, y otros de informática, y hasta los propios alumnos me dicen que para lo buenos que son, que están tirados…
Creo que es un problema, porque realmente tengo que ganar dinero, pero esto me anima y a ver si a partir de ahora voy cambiando poco a poco y llegando al precio justo, con eso me vale. Gracias!

Contestar
Silvia

Actualmente estoy trabajando en un proyecto personal. Trabajo con las TIC y sinceramente desde que dejé el trabajo en relacion de dependencia, me encuentro en el dilema de que cobrar por mis servicios. En este tiempo los ofrezco gratis y jamás hablo de precios. Y soy de las que valora bien su trabajo. Espero con tus consejos cambiar pronto de chip y empezar a ganarme el sueldo. Gracias.

Contestar
Teona

Sí, es verdad! Tienes razón. Si no nos apreciamos en el verdadero valor, entonces cómo van a hacerlo nuestros clientes. Es cierto que tenemos que armonizar los precios de los servicios que ofrecemos al mercado, pero bajando los precios no es en absoluto una solución rentable. Tenía un conocido que hizo esto y perdió casi la mitad de los clientes durante el período inmediatamente siguiente. Y cuando él ha revisado los precios de sus servicios en el justo valor, el negocio ha repuntado. Alguien le dijo que a precios pequeños que tenía, se pensaba que disminuyó la calidad automáticamente y vaciló para volver… Lectura muy interesante!

Contestar
Sebi

Sí, pero ahora, en condiciones de crisis económica, es difícil obtener el verdadero valor de su trabajo. Es difícil llegar a un equilibrio entre pérdidas y ganancias, entre un mínimo y máximo, con el fin de estar satisfecho con con el trabajo que haces.

Contestar
Ella

No creo que poner los precios caros es una buena solución. Por el contrario, yo diría, precios correctas. Especialmente en las condiciones actuales, es imposible tener un negocio exitoso si tienes precios carros. Bueno, es cierto que depende cuáles son las categorías de clientes a que se refiere. Pero, hablando de negocios normales, para la clase media, es importante llegar a un precio justo tanto para el vendedor y el cliente.

Contestar
Maribel

Hola a todos,soy nueva en esta sección, y me a encantado descubrirla,también soy una nueva y joven empresaria en el tema de la biomasas, (pellets) leer este articulo , la verdad, me a dado que pensar sobre el precio de mi producto,pero no puedo competir con las grandes fabricas..todo llegara, de momento nos centramos en ,,calidad-precio,y no es que saque muchos beneficios,,pero.. primero ay que darse a conocer y..poco a poco que te valoren,.me gusta leer, aprender , por eso leo todas las respuestas. me parece que es la forma mas real de ver la situación,y si, las técnicas tuyas ,Laura son de una enorme ayuda…Muchissimas gracias¡¡

Contestar
Fernando M Bono

Es muy discutible el tema del precio.
El servicio de community manager es muy amplio, es por ello que dependiendo de la necesidad del cliente, así se le presentará una serie de servicios para la obtención de unos resultados, y el cliente decidirá que coste puede asumir en ese momento.
La crisis nos debe enseñar a todos.
El precio económico tendrá un servicio inferior, así de simple.
Lo importante es que la atención al cliente sea la correcta, una buena comunicación offline hará la fidelización del cliente.

Contestar
Javier

Hola Laura, me gusto mucho esta publicación, comparto su forma de pensar, creo que los precios justos no son sinónimo de bajos o altos, simplemente deben ser proporcionales a la calidad y satisfacción que les hagamos experimentar a nuestros clientes, no creo que una subida de precios a un producto/servicio le haga mucho mal, ya que la fidelidad no se debe de lograr por el factor precio, si no por las mejoras que logremos en el entorno de los clientes cuando usan nuestros servicios.

Saludos.

Contestar
Alexis

Que interesante tu artículo y que tan real. En ocasiones me encuentro con clientes que indican que el precio es muy caro (incluso me dicen que está 100% por encima de otras cotizaciones), pero la realidad, es que tengo otros clientes a quienes les hago una oferta y me ofrecen mucho más dinero: son clientes que me conocen y valoran mi trabajo. Además, nuestro servicio es profesional y solo tenemos personal certificado: debemos darle valor a lo que hacemos y saber que nos diferenciamos de la competencia. Nuestros precios son simbolo de calidad y entrega, y los mismos clientes existentes nos han dicho: no entendemos por qué no los contratamos antes?… la diferencia de servicio y calidad es palpable. Eso tiene un precio, no?. Gracias!

Contestar
Rafa

Ya que acostumbras a dar consejos, por favor, admite uno mío con cariño: revisa la gramática de tu texto.

Un saludo! 😉

Contestar
Manolo_Doc

Hola Laura, interesante tu post. Siempre he valorado mi trabajo como profesional que soy ( veterinario) pero en esta época que pasamos la clientela ( en mi caso) van por lo mas económico por mucho que le expliques, comentes y asesores por qué cobras más que otros colegas y rabias cuando ves que pierdes clientes por precios.¿ Que haces?

Contestar
Laura Ribas

Todo es saber cómo plantear el momento de la venta. No es lo mismo decir el precio de sopetón, que decir el precio después de decir todo lo que conseguirá si contrata tus servicios. Ahí puedes ahondar más.

Contestar
Raimundo Baravaglio

En relación a la respuesta que diste en este caso, suelo buscar precios consultando siempre tres o cuatro presupuestos de un mismo producto o servicio.
Me resulta gracioso comprobar que los de precio elevado, evitan decirme el precio con tediosas explicaciones que me hacen perder tiempo ( y a veces ni comprendo) cuando yo sólo deseo saber cuánto me va a cobrar al comenzar la conversación.
Recién cuando escucho el precio, presto atención en cómo justifica ese número con el servicio o producto que ofrece.
Lo sé, soy un pesado! jajaja
Me gusta tener el control a mi, y no que me manejen.
En cuanto a como ofrecer un producto, les dejo a todos un tip:
Si tienen que justificar un alto valor, pueden plantear esta diferencia:
«Nuestro servicio es costoso pero no es caro. Usted pagará una suma elevada para su presupuesto actual, pero estará satisfecho de haber invertido bien su dinero. La diferencia entre caro y costoso es que lo costoso tiene un precio elevado pero sin dudas lo vale, mientras que algo caro, nos da la sensación de haber malgastado nuestro dinero porque su precio superaba ampliamente su valor real».

Contestar
Mamalu

Hola Laura, muy bueno tu artículo y para mi es cierto lo que dices ya que yo reacciono exactamente así ante los precios, pero a la hora de vender y en estos momentos… Yo soy pintora, vendo cuadros, láminas y otros objetos más baratos con los motivos de mis cuadros que son muy decorativos pero son artículos SUPERFLUOS…estoy confundida con respecto a mis precios, bajarlos o no bajarlos he ahí la cuestión?. Saludos y gracias por el artículo.

Contestar
Laura Ribas

En tu caso, al vender algo que no cubre no necesidad sino un deseo (como las joyas), me asegurarías de estar dirigiéndome a tu cliente ideal. No todo el mundo quiere invertir en arte. Debes encontrar a los que sí quieren.

Contestar
Raimundo Baravaglio

Lamento decirlo, pero una amiga se dio cuenta que el esfuerzo de meses para hacer una pintura de terminación compleja mediante el uso de varias técnicas para lograr una pintura realista y con lujos de detalle, no ha encontrado nicho.
Siguió mi consejo de reducir su arte a unas pocas manchas con rayas y figuras geométricas y no sólo le lleva menos tiempo hacerlas… ¡se las sacan de las manos!
Aclaro que lo mio no es el marketing, sino el sentido común.
Sufre porque cree que no vsloran su faceta artística pero al menos ahora le alcanza para vivir y al mismo tiempo sigue con sus obras mas complejas hasta hallar a su cliente adecuado.

Contestar
Valentina

Hola Laura, hace poco que te sigo, y me he encontrado con este interesante artículo, con el que estoy plenamente de acuerdo. Pero mi pregunta es: empiezas a tomar en serio tu trabajo, valoras todas y cada una de las horas (ya que has experimentado lo malo que es regalar tu trabajo y sales bastante quemada) presentas el presupuesto, y la gente se sale con que es muy caro, y que no pensaba gastarse esto y se va… ¿Que haces? Seguro que no soy la única que experimenta esta situación! Un abrazo

Contestar
Laura Ribas

En este caso no es un problema de que tú seas cara, sino de que no te estás posicionando bien en el mercado, no te estás (consecuentemente) dirigiendo a tu cliente ideal según tus tarifas y por último, no estás haciendo una buena estrategia de ventas. No has respuestas simples no soluciones inmediatas.

Contestar
Valentina

Muchas gracias Laura por tu respuesta. Estoy segura de que la cuestión está en eso: dirigirse al público correcto. Un abrazo.

Contestar
Raimundo Baravaglio

Es cierto! Muchas son las horas que se desperdician elaborando presupuestos!
¿Hay algún tip en particular para este tema?
Yo trabajo en una empresa de cableado estructurado de redes informaticas en Argentina. (si bien existe el mundo wifi, aun son necesarias las conexiones cableadas entre los equipos de grandes edificios).
Es un punto frustrante el de elaborar presupuestos.
Creo que la solución podria ser la de cobrar por realizar el presupuesto, valor que, de aprobarse, se descontaria del precio final.
Es de muy difícil aplicacion, pero es una salida.Si no acepta. el ppresupuesto, al menos algo habremos cobrado por ese trabajo.

Contestar
Germán

Hola, Laura. Muy bueno tu post. Sobre todo para meditar, pues hay que hacer matices. Estoy totalmente de acuerdo, no en precios caros, sino justos que se ajusten a la calidad del servicio. Ocurre en los negocios de calle y en los de oficina. La gente demanda precios bajos, pero si no se ajusta el producto al precio, volverá al de mayor calidad. Todo depende de los profesionales que contrates y si sus consejos den resultados. Sin embargo en la coyuntura económica hay que pensar si el potencial cliente lo pagaría en función del precio.

Contestar
carolina

Yo valoro mi trabajo y mis productos pero mis clientes parece que no. Siempre quieren lo más barato aunque sea de mala calidad. Me esfuerzo por tener artículos de buena calidad pero prefieren lo mas barto y la verdad me estoy amargando y no se como superar esto

Contestar
Carolina

¡Hola Laura!
Muy interesante, como todos tus artículos y vídeos. Me doy cuenta de que tengo mucho que aprender y mucho que “ejecutar”.
Muchísimas gracias.
Un saludo.

Contestar
inOrbis

¡Hola Laura!
Estamos totalmente de acuerdo contigo. Nosotros siempre estamos dispuestos a negociar los presupuestos, pero con muchos clientes llega un punto en que hay que decirles: “Por ese precio, lo siento, pero no me sale rentable ni encender el ordenador”.
El verdadero problema de lo que bajan los precios está en que, por desgracia, algunos están con el agua ya tan al cuello que se ven obligados a aceptar lo que sea…

Contestar
sevilla

Laura por Dios !!!!,
eres muy buena en tu trabajo. Lo que dices lleva toda la razón, hay que ser justos y para ello hay que tener en cuenta la relación calidad / precio. Montamos un negocio para ganar dinero y lo que podemos ofrecer a cambio es ser los mejores profesionales, dar todo y un poco más cada día.
Muchas gracias por cada post y por cada pincelada de experiencia que compartes con los demás.

Contestar
Charo

Hola soy una recien llegada a tu casa, vengo de la mano de Maï, asi que espero ir conociendote un poquito mas,

100×100 de acuerdo en tu reflexion de los precios, fue algo que yo tube claro desde el primer momento , porque estaba claro que yo daba calidad

¿cual es el inconveniente? que al tener precios caros no, diria yo razonable, o lo que es cobrar tu trabajo, “hacerte competencia” en realidad es muy facil aunque la otra persona no de calidad,

En serio la pena es que la gente no mira la calidad , el servicio, la profesionalidad, los años de estudio mira ¿cuanto me va a costar? aunque depues le cueste el doble porque claro ya se sabe que …

En fin pero muy buena tu reflexion

Un saludo

Contestar
Eduardo Martín

Hola!

Laura,

Es muy interesante tus comentarios, sobre todo que existe de la vieja costumbre de que comprar barato nos ahorrará dinero, ya sea en productos o servicios, empero tenemos el caso de productos japoneses que su precio más elevados que los de la competencia, finalmente sabes que esos productos ya te están garantizado la durabilidad y efectividad que necesitas.

Gracias por todo.

Desde México

Un fuerte abrazo y besos

Eduardo Martín

Contestar
Rosa

Hola Laura,
Estoy aprendiendo muchísimo con tus post y algún curso que ya he realizado.
En el tema de los precios, si ya es complicado establecerlos de por sí, cuando estas empezando, como es mi caso, lo es más todavía.
Aquí intervienen factores como los miedos a …., casi todo! 🙂
Miedo a sí lo haré bien o no, estaré a la altura, miedo a estaré poniendo un precio demasiado alto, demasiado bajo…
El que sea una “novatilla” no implica que vaya a hacerlo mal, pero claro nadie me conoce, entonces, claro, en este caso, pienso que sí debería ponerlos bajitos y luego ir subiendo, o no?
Gracias por compartir tus conocimientos
Un abrazo

Contestar
Jessica-La Hoja de Albahaca

¡Hola Laura! Totalmente cierto lo que dices. Eso de valorar el trabajo es algo que , lamentablemente, se ha ido perdiendo. Hay que volver a valorar y a volorarse de la forma justa; para seguir en nuestras aventuras empresariales es un objetivo fundamental.
Deseando que llegue mañana para la cita con Crecimiento empresarial Tv .
Un abrazo
Jess

Contestar
Jordi

Hola Laura!

Excelente artículo, estoy más que de acuerdo contigo! Te marco este maravilloso párrafo que le falta un [a]

“Basar tu negocio en una política de precios bajos siempre acaba saliendo caro, en lo económico y en lo personal. Créeme, llegará un momento que odiarás tu trabajo y tus empleados te odiarán [a] ti porque, evidentemente, tendrán sueldos bajos y tendrán que trabajar como mulas. Todo esto se refleja en la calidad de tus servicios.”

Saludos!!!!

Contestar
Erika Ponce

Queria aprovechar y agradecerte por el material tan valioso que proporcionas pues tenemos una empresa de IT y ser la mano derecha necesitas mucho de lo que tu enseñas pues son las bases neceseraias para poder opinar con convicion agradezco esa grannlabor que haces que Dios siga bendiciendote !!!!

Contestar
Antonela Bajo

Hola! Hace poco descubrí la página y realmente me sirve mucho para mi emprendimiento! Tengo una consultora de recursos humanos dedicada a la selección de nineras y personal doméstico. Somos la única consultora dedicada exclusivamente a esto en nuestra ciudad (Bahía Blanca, Bs As, Argentina).

Este articulo particularmente me hizo sentir muuy identificada! Al ser un servicio nuevo en nuestra ciudad, comenzamos con un costo muuuuy por debajo de lo que realmente salía nuestro trabajo, con la idea de que la gente se anime a contratarnos y conozca el servicio. Hoy en día tenemos muchísimo trabajo pero realmente no se ve reflejado en los ingresos y ganancias, porque si bien hemos ido aumentándolo gradualmente, seguimos por debajo de lo que realmente debería salir… Entonces, mi duda es, ahora, con este panorama, donde mucha gente incluso nos dice lo barato que es, cómo hago el salto en el precio? Hace un tiempo introduje algunas modificaciones en el servicio para justificar un porcentaje de aumento importante… pero si no pongo los precios en relación a lo que realmente vale el servicio siempre voy a estar por debajo… Es decir, qué estrategia se puede utilizar para llegar al valor real de nuestro trabajo y que no sea de un día para otro, y sin aparente justificación?? en la consultora funciona mucho la recomendaciones de nuestros clientes antiguos y cambiar mucho los precios me asusta!

Gracias!!

Contestar
joserobles

me has convencido,uno de mis tremendos errores ganar a la competencia,via precios ,me han ido hacer perder mi amor propio y convertirme en un “arrastrao”,a partir de ahora ,voy a valorarme y cambiar el chip,superbeso.

Contestar
Gala

Hola Laura. La verdad es que vivimos en un país que no reconoce los precios justos. Ya no elevados, sino justos. Suelo dar clases particulares, mi especialidad es Lengua Castellana, Latín y Griego. Voy a las casas a dar clases y mi índice de aprobados es del 90%. Pues bien, soy la única persona que da clases de Latín y Griego, que son dos lenguas muertas y las cobro a lo que las tengo que cobrar. Pues mi sorpresa radica en que las personas pretenden que una de clases por 4 euros. ¡¡¡¡Es decir, menos que una limpiadora, por ejemplo!!!! En fin… borricos hay en todos lados, pero la cosa se trata de no entrar en el juego y pedir lo justo con lo que una haga su trabajo feliz y contenta, pues los precios bajos repercuten en el sentimiento de frustración.
Saludos y está muy bien el artículo. Coincido totalmente

Contestar
Alex

Hola Laura, muy buen post, fijate que yo he caído en un terrible y pésimo error, me ha costado trabajo pero siento que no me he superado en este rubro y es exactamente en la hora de poner precio a mis servicios, aveces le invierto muchas horas a mi trabajo y me cuesta trabajo colocarle precio a mis servicios.

Quisiera más retroalimentación posiblemente no he llegado al cliente ideal. Pfff que cosas!!

Saludos y seguire aprendiendo de ti Laura.

Contestar
SONIA ANDREA HOYOS

Hola Laura, muy buen tema, dicen que lo “barato sale caro”, y definitivamente es el valor que nos damos a nosotros mismos, a nuestro trabajo y el valor que reflejamos, gracias

Contestar
FRANCISCO

HOLA LAURA:
Siempre he pensado que esto de los precios por servicio deberia ser asi . Pero no sabia enfocarlo, me ha servido de mucho.
mil gracias.

Contestar
guillermo bas

Muy de acuerdo! dos aportaciones:

a) como cliente: lo importante es la relación calidad / precio. En base a eso, sólo es caro si el servicio es malo y entonces el cliente no repetirá. Si el servicio es bueno y acorde al precio, se repite. El problema es la calidad de servicio, no el precio. algún día la gente lo entenderá. Esto me lleva al punto b

b) como productor/comercializador d producto fresco: estoy harto de los agricultores compañeros que piensan que hay que vender a bajo precio o no hay salida. Eso es del primer día de clase de marketing y se lo han han perdido. Estoy harto de la gente que vende productos baratos, lo que les da muy poca supervivencia en el mercado, de mala calidad (lógicamente) y peor servicio pero que con esa estrategia, ensucian el mercado.

Desde hace mucho años, por desgracia, tengo claro que vender barato es un gran error. Vender al precio adecuado (normalmente alto), es la única salida de futuro para un profesional formado.

Contestar
Lluis Cadafalch

Realmente correcto este artículo y refleja en parte el miedo que tengo a la hora de poner precio a mis servicios.
Quizás debido a la crisis hemos aceptado que un precio bajo, aunque represente una menor calidad de servicio, ya nos esta bien y por que pagar más si con esto ya me basta o ya me hace el servicio.
Esto conlleva a que cuando ofreces un servicio, en mi caso del campo del audiovisual, la gente no valore lo que realmente le ofrezco y se conformen con lo que les hace su amigo.
Necesito un cambio de xip.

Contestar
Esther

Hola Laura!
Me ha sido muy util.
Ciertamente este es uno de los puntos que no tenia muy claros.
Gracias!

Contestar
Agustín

Eres sencillamente genial, gracias por ese trabajo bien hecho, Laura.

Agustín

Contestar
Aimara

Gracias por tan valiosa información con la cual coincido. Sin embargo, como algunos comentan si me estoy iniciando que debo hacer? Será buena idea comenzar con precios de promoción, algo como: Esto vale 50€ pero el precio promocional es de 30€ por ejemplo? Agradecería tu opinión.

Saludos!

Contestar
Daniel V

Hola Laura!
Me encanta el tema que trataste en profundidad, mis felicitaciones!!. Un tema preocupante que observo en nuestro rubro de la grafica impresa o digital, es la pérdida de códigos entre colegas, en el momento de presupuestar el trabajo, se produce un “canibalismo” tratando de comerse unos con otros para ganar el trabajo. Será por la escases de trabajo? que lo poco que hay dando vueltas, sea lo que sea, es digno de ganar a toda costa?. Cordiales saludos desde argentina!!!

Contestar
Robertoalex83

Yo por la inexperiencia y quizás también por la presión de una situación complicada, subí demasiados los precios a mi pensar, ya que voy camino de perder el 50% de mi clientela fija, aunque voy generando nuevos clientes pero en minoría. Y mi pregunta es … ¿Debería bajar un poco los precios después de un incremento llamativo?. Agradecería mucho una respuesta.

Contestar
jesse

Un gran saludos desde Costa Rica, muy interesante tu comentario.
Y algo muy importante que hablaste y para mi criterio es indispensable, es CUANTO VALOR aporto yo con mis productos que vendo a mis clientes? Contestando esa pregunta el panorama se aclara bastante para asi saber si estoy cobrando lo justo… GANAR – GANAR (ganas tu y gana tu cliente)…

Contestar
matias

Hola Laura, primero gracias por crear un espacio como este, en donde poder cambiar el chip.
Te cuento q soy parte de una empresa familiar, q mas o menos fundo mi suegro y luego nos implicamos su hija y yo de forma directa. En resumen: el a basado siempre sus negocios en bajar los precios o dicho de otra manera en competir con todo el mundo poniendo ofertas constantes. Con mi esposa pensamos distinto, y queremos que el negocio sea atractivo porque ademas de un precio justo, te ofrecemos asesoramiento profesional, calidad en los productos y ademas un responsable servicio de pos-venta. Por supuesto para nosotros esto tiene un valor q debe estar reflejado en los precios.
Te mando un saludo y me pondré manos a la obra con algunos de tus consejos. muchas gracias!!!!!

Contestar
cynthia buentello

Hola Laura !!! tengo poco de haber colocado mi consultorio me tarde años en poderme independizar y en menos de 4 meses se pusieron 4 consultorios alrededor de mi cada vez parece epidemia y peor aun bajan los precios demasiado batallo mucho para poder atraer los pacientes y como los materiales no son de baja calidad trato de no bajar los precios por que son marcas buenas el material que utilizo me¨ awito¨ deprimo mucho aveces y no se que estoy haciendo mal ya hice un montón de publicidad afortunadamente la misma gente me a recomendado mas pacientes pero no se en mi área que podria hacer yo para atraer mas gente 😮 me encanto tu pagina c:

Contestar
ernesto

En Latinoamerica el fenomeno de los precios bajos es muy común, el poder adquisitivo es inferior al de Europa y Norteamérica razón por la cual si las empresas o personas no reducen sus precios tienden a desaparecer aun teniendo los mejores productos o servicios se ven obligados a hacerlo, gracias por el articulo muy interesante.
Para los que tienen problemas con el tema de precios pienso que esta enfocados en el precio y no en el producto o servicio, es cuestión de ver las fortalezas y enfocarse en ellas, es mi humilde opinión, EXITOS

Contestar
Gema

Excelente artículo. Bajando los precios desaparece el buen servicio. Nadie da pesetas por duros.

Contestar
María

Hola, Laura, estoy totalmente de acuerdo con tu artículo; muchas personas, con tal de poder trabajar, desvalorizan su propio trabajo con tal de atraer clientela.

Yo aún soy estudiante, pero contemplo tener algún día (en un futuro no muy lejano) mi propia empresa. Y ya me había planteado el tema de los precios, es decir, no tirar mi trabajo por los suelos. Pero antes de esto, tengo una cuestión: a lo largo de mis estudios, lo cierto es que en ningún momento nos han enseñado qué tipo de precios podríamos poner a nuestros servicios. Me explico; estudié estética, entre otras cosas, y no estoy segura de cuál sería el mejor precio para, por ejemplo, una pedicura. No quiero quedar por lo bajo, pero tampoco excederme (¡No puedo cobrar 40 euros!). Entonces, aparte del gasto de productos que pudiera tener, ¿cómo podría calcular un buen precio?

Contestar
Carolina Ruano

Hola Laura
Muy buen post.
Algunas veces los errores que cometemos a la hora de establecer precio en el producto, es porque pensamos como pobres, pensamos si la gente es capaz de pagar lo que pedimos o no, o simplemente creemos que la gente va a correr a comprarnos si lo vendemos a precio bajo. No nos enfocamos en la calidad de lo que vendemos, el público al que va dirigido, etc.

Agradezco mucho tu información, es un regalo de perlas.

Contestar
Germán Vega

Han cambiado muchas cosas en pocos años, ahora hay tiendas on-line y tu misma sabes que no solo tiendas, también otros muchos servicios. Cada vez el precio es más determinante para un cliente. Ya no significa calidad, mejor servicio. Ahora un precio alto significa más bien que no eres lo suficientemente bueno y grande para ser competitivo.
Si hay productos que puedan justificar un precio caro (una obra de arte, un restaurante muy especial,un profesional altamente cualificado y reconocido…) pero mi lema es: a igual servicio el mejor precio. Si alguien quiere cobrar más, ha de demostrar y justificar porque su producto o servicio vale más.
Llevo toda la vida compitiendo con empresas muy buenas. Para conseguir una obra te presentas a un concurso y aunque hay una memoria técnica, esta sirve solo para demostrar que estás capacitado para hacer la obra y cuentas con medios (como los demás…) y entre los que cumplen el condicionado, se elige el mejor precio.
OJO CON EL PRECIO DE TU PRODUCTO O SERVICIO, si no es bueno puede hacerte trabajar mucho y vender muy poco (también es otra forma de mirarlo)

Contestar
Carlos Miotti

Muchas gracias Laura! muy generosos y pragmaticos son tus post, comprendo profundamente tus comentarios, espero pronto trabajar contigo, Saludos!

Contestar
Ferney

Hola me encanto tu post acabó de cambiar de lugar de trabajo y mi jefe esta empeñado en una campaña de bajos precios y no sabía como darle a entender que esta equivocado tu post me ha ayudado para por de hablarle con más propiedad y llegar a un acuerdo pues trabajaba en otro lugar donde ganaba más muchas gracias

Contestar
Alvaro

Excelente.

Lo importante es concebirnos en nuestras profesiones sin prejuicios por el dinero en el sentido de por no perder o poder tener clientes debemos ser conservadores. Nuestro patrón del dinero puede hacernos o no la idea de pensarnos si merecemos o no el cobrar lo que deseamos. Pensar que no podríamos tener precios que nos den mejor calidad igual a nosotros como a nuestros clientes con los beneficios que obtienen de nosotros.

Saludos Laura

Contestar
Jean Manzo

Hola Laura, siguiendo tus articulos desde Venezuela hace un año.

Me parece excelente el argumento de la percepcion psicológica de una persona hacia los precios altos. Vi un experimento similar en Natgeo en el que hacían que una persona probara el mismo vino de dos botellas con diferentes precios y me sorprendi con los resultados. Es mejor aplicar una estrategia como esta.

Saludos desde weblabia.com.ve.

Contestar
Naty Valdivia

Hola Laura, claro que si justo estaba hablando ahora con mi jefe sobre esto, eres lo que vendes, mas barato vendes, mas barata es la forma en que te ven las empresas, recuerda que tu eres su mayor inversión, ellos quieren crecer por eso toman tus servicios. saludos desde Perú 🙂

Contestar
Alejandra Duarte Escalona

Es que eres increible! De verdad que estoy leyendo todas tus publicaciones y sinceramente me estas ayudando mucho, tengo ganas que empiecen las sesiones de DreamBig PlayBig!!!!!!!

Contestar
Carolina Fuentes

Gracias Laura…hoy mismo analizo los precios que cobro…besos

Contestar
ARTURO MIGUEL

Hola Laura y gracias por el tema tratado por ti muy claramente, creo que al cliente se le debe vender mas que un producto o servicio, se le deben dar emociones, hacerlos sentir felices y satisfechos ya que el precio reflejará la calidad de los productos. Y sobre el manejo de una política de precios “justos” tanto para el cliente como para el empresario, habría que ver el tema de los costos, reestructurándolos, tratando de minimizarlos, hacer una renegociación con los proveedores, para poder así obtener un producto o servicio con una gran propuesta de valor, que sea de gran calidad, muy competitivo y que el cliente podrá percibir y pagará felizmente ese precio. Así logramos tener su recomendación, lo que se llama publicidad boca a boca y él mismo estará fidelizado y será nuestro cliente ideal. Hagamos crecer nuestra empresa, nuestros negocios de manera justa y exponencial, que para eso la creamos, que sea muy rentable, seamos felices nosotros y nuestros clientes a quienes nos debemos. Un abrazo Laura.

Contestar
David Fuentes

Muy interesante.
Pero me pregunto qué ocurre cuando a tu alrededor están tirando los precios y tú eres el único que los mantiene?
Ultimamente me está ocurriendo que todos los pedidos los pierdo por pedir precios justos. Al final no me prostituyo, pero tampoco ingreso 1€

Contestar
Aimé López

Siempre he querido subirle el precio a mis platos (pues tengo un pequeño restaurante) pero trabajo con mi novio y el quiere seguir con los precios actuales, pues estamos en una zona de la ciudad muy neutral donde vive gente que tiene y que no tiene posibilidades, lo entiendo, el hace algo altruista, pero como bien has dicho, trabajamos demasiado sin obtener mucho y abrimos el negocio para obtener ganancias, no para reinvertirlas una y otra vez sin ver resultados. Yo me encargo de la administración y me doy cuenta de que esto no está funcionando, ¿Después de 2 años ya? Creo que después de leer tu post puedo hablar de manera más concreta con él y explicarle mi punto de vista. ¡Muchas gracias!

Contestar
Luis

Es legal vender una fotografia por el valor que yo quiera a una persona en el extranjero

Contestar
Alejandro Moran

Estamos a puertas de materializar un proyecto y tu post me a ayudado a resolver un tema a cual le estaba dando vueltas y vueltas. Muchísimas gracias desde Perú

Contestar
Yuliana

Comparto totalmente tu opinión Laura, yo pienso que si uno alza sus precios de sus servicios o programas pues nos sentiremos más cómodos de trabajar, nos enfocaremos mejor en los clientes porque necesitaremos menos clientes para cubrir nuestras expectativas de ingresos mensuales, y así el cliente notará mayor dedicación, mayor felicidad de nuestro lado. Además te valoran más y valoran más tu trabajo, excelentes tus ejemplos del artículo.

Contestar

Deja un comentario