¿Emprendo solo o con socios?

Comments icon 4 comentarios

El otro día una amiga me contó una idea de negocio que tenía y cómo se lo había propuesto a su cuñada para emprender con ella.

Según me iba contando de la respuesta de su cuñada (quien, por cierto, aceptó), se me encendieron las alarmas internas. Sus respuestas eran verdaderas “red flags”.

Le insistí a mi amiga que lo hablara de nuevo con ella y que gestionara mejor sus expectativas porque su cuñada tenía una visión muy distorsionada de lo que sería emprender.

Mi amiga no le estaba ofreciendo un empleo, si no que la estaba invitando a ser socia, en lo bueno y en lo malo, en la duras y en las maduras, a asumir el riesgo conjuntamente, a poner dinero igual que ella, a pelear por cada cliente las dos por igual, a quizás no ver un duro los primeros meses a celebrar los triunfos juntas cuando ocurriera, a tener una visión compartida.

No solo eso, también creo que la razón por la que se lo propuso a su cuñada es la equivocada. Es decir, que me parece perfecto que la gente quiera montar un negocio con socios, solo que tiene que ser por las razones correctas.

El emprendimiento es como el amor, no te puedes casar con alguien para no estar solo, da igual con quién.

Yo no he emprendido nunca con socios, pero sí que sé qué es empezar un negocio y lo que implica. También tengo gente muy cercana a mí que tienen negocios con socios y puedo decirte que, o todos los miembros van a la una, o el tema se complica.

En el vídeo de hoy, doy algunos consejos a una persona que está en la tesitura de si continuar con sus socios o si montárselo por su cuenta. Y aunque ella tiene la última palabra, le explico también cómo tomar la decisión correcta.

Si tú también tienes que tomar una decisión importante, aunque no sea exactamente la misma que la de esta persona, este vídeo puede ayudarte muchísimo.

Si no lo has hecho ya, aquí puedes hacer mi test de diagnóstico empresarial.

Muchas gracias por estar aquí.

Un fuerte abrazo,

Laura

PD 1: Como quizás veas, este es el último vídeo de la maratoniana tanda de vídeos que dejé grabados en verano antes de dar a luz. Voy con tirantes y me falta el aire al hablar porque estaba de 8 meses. ¡Aún me maravillo de haber dejado tanto preparado con antelación!
PD 2: Por cierto, ¿estamos ya conectados en Instagram? ¡Aquí me puedes encontrar! 🙂

4 Comentarios

Paola

Hola Laura! Mi experiencia con socio fué buena hasta cierto punto. La verdad es que ahora que estoy sola extraño un poco esa contención, tener un socio te ayuda a levantarte cuando te despiertas cruzada y con ganas de mandar todo a la m….. Pero lo malo (en mi caso) de tener socio es que por un problema personal de él me dejó el proyecto trunco y me tuve que levantar solita. Por eso ahora es que prefiero estar sola y buscar ayuda puntual cuando la necesito. Muy bueno el video como siempre y totalmente de acuerdo de consultarlo “con las tripas”. Abrazo

Contestar
Eva Ferrer

¡Hola Laura!
Traes un gran tema hoy.
Te sigo hace mucho tiempo y hoy no puedo dejar pasar la oportunidad de comentar.
¿Emprender solo o con socios? es una reflexión fundamental que debe hacerse ANTES DE comenzar el negocio porque en ese momento NO ESTÁ PASANDO NADA (aún) y podemos trabajar un “Y SI …” que nos permita anticipar soluciones racionales a situaciones futuras complicadas: “y si … nuestra visión no es la misma / y si las cosas no van bien / y si quiero irme del negocio / y si las cosas nos van genial (¿en qué línea avanzamos?) / y si …” … y todo ello reflejarlo, incluso, en un PACTO DE SOCIOS que será una herramienta fundamental para garantizar la tranquilidad empresarial.
Pero hay más.
Tenemos el día a día, que también es fundamental hablarlo antes:
Qué vamos a hacer cada uno
De qué nos vamos a ocupar
Cómo tomamos las decisiones
Qué hay del dinero: retribuciones, repartos de dividendos, futuras inversiones (s/n, cuánto, cómo), avales, préstamos a socios, …
Contratamos familiares/amigos (s/n)
(…)
Un negocio necesita ESTRUCTURA y los socios tienen que mantener muchas conversaciones que les resultan difíciles en ese momento inicial en el que están “in love el uno del otro”, ese momento en el que no se atreven muy bien a expresar “para que la magia no se rompa”
Pero la fase del enamoramiento pasa … las diferencias aparecen … y ahí es donde tenemos que construir la relación societaria … en ese momento es cuando la empresa pende de un hilo porque las emociones afectan a la cuenta de resultados de las empresas y no somos conscientes de ello.
He visto muchos emprendedores dar al traste con su ilusión y su dinero por una mala relación personal con el socio. Sé de muchos socios que abren de mala gana la puerta de su negocio porque no soportan el día a día con su compañero de viaje. Es triste, doloroso y complicado de gestionar.
Así que ANTES DE y aprovechando que no está pasando nada, pongamos encima de la mesa todas las cuestiones incómodas.
¡Saludos!

Contestar
Angela

Buenas, hoy justo he tenido “esa conversación” con mi socio porque sin darme ni cuenta, le envolví en un proyecto paralelo a nuestra empresa, que es un proyecto mucho más personal. En este ámbito, no nos entendemos y a mi me frustra porque se trata de un proyecto mucho más personal y lo quiero hacer realmente como yo quiera, sin depender de él. Hoy le he dicho que quería desarrollarlo en solitario y me ha dicho que entonces qué pasa con lo que él ha invertido, a nivel económico y de trabajo (trabajar trabajar, ha trabajado poco). Sinceramente es muy injusto porque todo me lo he comido yo, se trató de un evento y yo organicé todo el evento. Puso dinero, sí, pero no se ocupó de nada, motivo por el principal por el que no quiero seguir llevando estos eventos con él. ¿Debería pagarle la parte proporcional del evento ya realizado para quitármelo de encima? ¿Debería decirle que ese dinero cubre el trabajo que realicé para organizar el evento y él no hizo? La verdad es que me resulta complicado porque quiero que siga siendo mi socio en la empresa, pero no en este proyecto… no quiero tener malos royos con él pero tampoco me parece justo. Gracias por abrir esta vía de reflexión Laura!

Contestar
Laura

¿Y cómo lo haces cuando tu socio hablando mal y claro no hace el huevo? Es como un empleado porque solo hace el trabajo que sale después de que el otro haya picado piedra, y claro luego es el primero en cobrar…la respuesta ya la sé, pero siendo una s.c.p de solo 2 socios y sin querer perder todo el trabajo hecho…cómo lo haces?

Contestar

Deja un comentario